Reflexionando sobre la realidad que reemplaza la realidad.

Nuestros días han cambiado, la dinámica de la vida se encuentra limitada a unos cuantos espacios físicos que compartidos o en soledad resultan un poco escasos, industrias paralizadas, reuniones familiares a través de pantallas, sonrisas ocultas bajo tapabocas, personas en la calle disfrazadas como si se tratase de una película de ciencia ficción.

Pasan los días y poco a poco nos vamos ajustando al revés de las cosas, como si estuviéramos viviendo un nuevo capítulo de black mirror muy largo; en esos andares estamos todos constantemente, llevándonos al límite, estirando la mente y la creatividad para buscar caminos, alternativas para seguir.

Sin embargo, no todo es penumbra, para muchos ha sido un despertar, para nosotros un pisotón al acelerador digital, un quitarnos el miedo y la desconfianza y entender que del otro lado de cada pantalla tenemos un universo por descubrir.

Cuando entendimos que la industria de los eventos, el brazo izquierdo de la agencia, sería de las más afectadas y la ultima en reactivarse en la sociedad, entendimos también que debíamos actuar, entonces le metimos candela a un proyecto que tanto nosotros como el consumidor veíamos en un futuro mediano, pero la aceleración digital es inminente y toca ir a la pepa, de ahí nace Augmented Reality Events un brazo artificial que llegó abriéndose paso y que nos ha puesto el ojo del huracán.

Todo esto lo reflexiono mientras inmersa en mi pantalla, veo el mar, las montañas y el cielo en un entorno tridimensional, un momento extrañamente refrescante para mi mente, que de una u otra manera resulta fascinante y que me demuestra que este tipo de experiencias te pueden transportar y sacar de una realidad a otra… aumentada.

Pensé también que mi avatar estaba más arreglado que yo, que seguramente la persona que estaba al lado mío estaría en casa con sus hijos, pero que igual podíamos estar allí interactuado, compartiendo, hablando…

Son experiencias que lejos de asustarnos deben servirnos de inspiración, para entender que si el mundo se paraliza igual debemos continuar, que existen tantos caminos como quieras voltear a ver, que tener un evento es posible, que las barreras solo están en la cabeza y que ¡la tecnología nos abre millones de puertas para actuar!

Así que acá les dejo la duda y la espinita, sobre si lo siguen pensando o se unen a quienes creemos que sin cerrar los ojos podemos estar en cualquier lugar a través de una pantalla.

Acá de lo que les estoy hablando: www.eventos.alapepa.com